Cuadro


                                                             Oleo sobre panel de madera

digitalizando peces








varias cosas faltan aún, el color de fondo  y hay que ver si puedo hacer algo con el collage, pero así se va aprendiendo, además creo que van a ser cuadros pequeños en forma de óvalo, bueno, si logro que queden para cuadros. No se que tengo con los peces, me encantan estos personajes, tengo varios más, peces y bichos, necesito clonarme para hacer todo!, ah y un taller tres veces más grande.

Lou.














El Oficio



Mi mamá era profesora de Policromía, ahora no se dedica mucho a eso, pero cuando yo tenía unos 14 años hacía talleres en la casa en la que vivíamos. Teníamos una terraza grande con una larga mesa y allí en los veranos, mi mamá y sus alumnas se dedicaban a pintar, conversar, patinar, conversar, y así, la pasaban muy bien pintando platos, jarrones, trípticos de madera y yeso y conversar. Yo las observaba, a veces mi mamá tenía un pequeño plato que le sobraba y me lo regalaba para hacer algo yo también, me quedaban bien, les ponía flores con relieve y esas cosas, muy simple y por el gusto de ser parte de ese choclón de mujeres que ocupaban sus tardes relajándose en esta labor. Lo que no comprendía en ese momento era que estaba todo el tiempo observando técnicas distintas, aunque yo no las realizara veía como se pintaba un yeso de forma que pareciera mármol o metal oxidado, veía qué pinturas se usaban y cómo se fijan para que queden craqueladas, brillantes u opacas. ¿Cómo me iba a imaginar  que después significaría tanto para mí?. Fue un oficio heredado por mi mamá, no tenía idea de que sería así, no solo me heredo las técnicas sino el sentido de lo busquilla, porque ella tenía para estas cosas la filosofía de que si no se sabe se inventa.

Y también tengo la impresión de que me quedo gustando la sensación meditativa. Por eso cuando mi mamá se dedico a otras cosas y todos los materiales quedaron guardados por años en los estantes, yo rescataba algo que pudiera servirme para seguir pintando o creando algo. Incluso hace un par de años, cuando creé mi primer muñequito de cerámica en frío no sabía como lijarlo, ¡El estante de mi mamá!, fui a hurgar entre sus cajones y encontré exactamente la lija que necesitaba, muchos, mucho años después esas herramientas seguían ahí esperando ser usadas y eran justo lo que necesitaba.

Esa casa ya no esta, la demolieron como muchas grandes casas para crear edificios, logré traerme lo que pude a mi departamento y decidí continuar la saga familiar con mis invenciones. Supongo que así debía ser, cuando uno no busca mucho sino que todo esta ahí o llega a uno de formas mágicas pienso que es porque tenía que ser. Sin esas clases que mi mamá hacía, con la hija mirando todo el rato e intruseando entre las chácharas de verano no habría sabido cómo empezar o nunca me lo hubiera planteado.

Ni siquiera creo que mi mamá recuerde o piense en cuanto significo para mí sus talleres y la verdad es que recién hace poco me dí cuenta yo misma. Ahora ella me vio trabajar un día y le pareció interesante, se quedo mirando un rato y luego dijo: Debería ponerme a hacer trípticos ¿Te acuerdas que yo hacía?

Conejito



Esta ilustración hecha en un papel muuuuyyy viejo del porte de una simple tarjetita me ha dado una buena idea. La Hice hace un año atrás más o menos, y me quede con las ganas de hacer más niños conejo. ¿Por que no hice más en su momento? mmmhhh, creo que ya recuerdo, era dibujar o moldear, no tenía mucho más tiempo para ambas cosas, además estaba mi pega paralela y mucha mas lentitud al crear algo. 

la encuentro muy tierna y por suerte, con mis pocas pericias técnicas, le saqué esta foto y aunque el dibujo es muy pequeño quedo bastante bien para poder editarla un poco. Tengo una prima que es ilustradora digital y pronto vendrá a yudarme y enseñarme un poco como editar, la espero con impaciencia!!!

inspiración y mi computador


Puedo revisar muchas imágenes y páginas hermosas y estas me inspiran muchísimo, pero a la hora de trabajar es la música la que me lleva y me ayuda a entender qué quiero expresar. Siempre busco música tranquila y de emociones poderosas, algunos temas los pongo varias veces, así de pegada, pero es porque quiero que me dejen en el estado que evocan por más de tres minutos. Este fue mi tema de la tarde cuando ya por fin estoy a punto de terminar cuatro nuevas muñecas. Mi proceso es siempre lento, porque voy intuyendo y probando cómo debe ser cada una de ellas, creo que lo que consigue la música es permitirme no pensar tanto y así decidir por impresiones. 

Ultimamente ha sido un poco más difícil escuchar música en mi computador porque simplemente se puso porfiado, se esta quedando pegado, así es que estoy entre moldeando, escuchando y actualizando y tratando de escuchar algo todo el rato, así no se puede estar muy zen, jajajaja. También puedo decir que mi teclado, pobre teclado, es una cosa negra llena de masa blanca, no puedo ir a limpiar mis manos cada vez que tengo que teclear así es que los amigos que visitan mi taller siempre se ríen de mi sofisticado aparataje tecnológico. Pero se agradece la compañía que me dan.

Un circo y un pinocchio

Two of my first big works. Circus.





 And Pinocchio:







muñecas en sesión de fotos



 mini dolls and big doll



Vender o no vender

Después de un tiempo en este oficio he pasado por varias formas en que me propuse proyectar mi labor y esto me ha traído varios estados también. 

Desde la sensación de encontrar mi fuente de todo, de pasión, de trabajo, de realización, hasta descubrir poco a poco que el esfuerzo por obtener ganancias y la energía empeñada en eso ha mermado el gusto e incluso el desarrollo creativo que inevitablemente te pide evolucionar. 

Al principio, cuando un objeto se vende como pan caliente, comienzas a detenerte en él y hacer más y más de lo mismo, bueno, incluso cuando no se vende como pan caliente pero sí se vende más que otro. Esa creación en particular puede ser o no lo que realmente va a definir un estilo o un concepto personal, no es que no sea bueno repetirlo, pero cuando su razón es "vender" se olvida parte de la original y verdadera razón de crear.

Cuando uno quiere obtener ganancias con su arte se transforma en un emprendimiento y así debe ser absolutamente. Hay que organizarse, marketearse, estudiar posibilidades, detectar nuestro público objetivo y definir una línea de trabajo dirigida a ellos, la idea romántica de pensar que porque es bello va a venderse no siempre es suficiente, pero hay que tener cuidado al momento de agotarse en el esfuerzo, porque se supone que si se toma como un trabajo, igual es distinto a cualquier trabajo, nace de un impulso interior que no esta interesado en ganar dinero, esa neurosis es aparte.

Hay artistas que la hicieron rápido, hay otros que siguen buscando formas, pero creo que todos quieren lo mismo,  llegar al punto en que dejen de preocuparse por qué hacen y como venderlo, simplemente quieren hacer, y supongo que lo importante es hacer, porque mientras más propio se vuelve lo que uno hace más atractivo resulta sin esfuerzo. 

Es necesario sentarse en el espacio de trabajo y olvidarse de otro propósito, si te sientas a tratar de hacer algo vendible lo mejor es que busques otro emprendimiento, crear y hacer es el propósito.

Me costo entenderlo, y aún me cuesta, recuerdo la inmensa energía con la que empecé y cuanto en algun momento me costo recuperarla, y esa energía tenía que ver con : "Que impresionaste es haber conseguido crear esto!" y no "¿A cuanto lo puedo vender?". 

El término medio para convivir con el crear y el vender lo tiene que dar el criterio y no la neurosis. Hay que crear con confianza y esa confianza es mayor cuando no esta tan sometida a hacer por pega.


June






Tenía esta hermosa carita guardada mientras me dedicaba a realizar encargos. La miraba y no se me ocurria qué hacer. Me pasa que si no se me ocurre inmediatamente cómo desarrollar una muñeca se queda en lista de espera y pueden pasar meses antes de que sepa cómo es. Creo que es una muñeca miniatura muy novedosa para mí. Su falda esta cocida a mano y su tela esta suavemente teñida para darle un toque antiguo.

Crochet marvilloso

Como soy una navegadora obsesiva hace un tiempo había visto una fotografía de una maravillosa flor hecha a crochet, pero cuando logre dar con la página original me impresiono la belleza de lo que encontré. Me parece que es Japonesa. un trabajo muy suave y complejo. 











la página: http://jungjung.jp/


The Maker


Amanda Louise Spayd es una artista genial! realiza estos extraño muñecos de cuerpo de tela rellena y rostro de porcelana cocida con extraños dientes de porcelana dental. Yo recuerdo haber ido a un taller dental donde vi frascos y frascos de dientes y muelas, era lúgubre, muy raro estar ahí. Años después vi una foto de uno de sus muñecos y debo decir que no entendí mucho, me parecieron demasiado extraños, luego comencé a encontrarlos tan interesantes que me arrepiento de no haber sacado un frasquito de dientes yo misma, jajajaja!, lo que consigue es muy expresivo. El año pasado se realizó este cortometraje en stop motion utilizando sus muñecos y creo que era exactamente el estilo de historia y estética ideal para sus trabajos.
 Es realmente muy bello y perturbador como su arte. 






Los procesos de Gustav.



Voy a ser sincera, al comienzo tengo una idea que me moviliza y parto a crearla como si tuviera que realizarla imperiosamente, pero en el camino hay altos y bajos, siempre me pasa que se me olvida que el trabajo, en varias partes del proceso, esta lleno de detalles sorpresivos. Un rostro que debe quedar  simétrico, una fallita en la mano que hay que repasar, luego lijar y tal vez volver a revisar. A veces me demoro varios días en retomar una pieza y ya he comprendido que es lo mejor, para volver a estar motivada. Y nunca perder de vista que el resultado hará que a uno se le olviden las partes pesadas del proceso y probablemente se quiera empezar a hacer otro. Y así, Gustav quedo listo para mirar todo con su calma de siempre.




Amalia

 Amalia esta lista!!
 Amalia is ready!!






Con 37 cm. de alto es la muñeca más grande que he hecho hasta ahora y me ha motivado a seguir creando más. Muchas partes de su vestuario fueron adheridas primero con silicona y luego completamente confeccionadas a mano, experimentando con retazos y contrastes de géneros. Además agregue una idea que me estaba obsesionando hace mucho tiempo, la de mezclar materiales para realizar su cuerpo, por eso parte de sus brazos y sus muslos están hechos con Paño lenci, dándole mas posibilidad a sus posturas.

Inspiración


Hace poco descubrí a José González, inmediatamente se volvió músico de cabecera para mí, un agrado para trabajar en mi taller durante el invierno.

Triángulos o Círculos








Cuando tenía cinco años recuerdo que estaba dibujando con unos primos en la casa de mis abuelos. Les mostré mi dibujo y ellos se burlaron de él. ¿Así dibujas?  Me pregunto uno con aires de da Vinci aunque solo tenía siete. Mira, así se dibujan las personas, y acto seguido me dibujo un monito con cuerpo redondo y patitas de bastón, nada parecido a mis cuerpos triangulares con patas hechas de una sola rayita. Pucha, pensé, cómo no me dí cuenta antes de que los cuerpos son más redonditos y aunque mi mamá usa vestido eso no significa que tiene cuerpo de triangulo!

Fue una revelación. Pase unos dos o tres días intentando dominar la nueva increíble técnica y supongo que ahí fue cuando aprendí sin darme cuenta de que dibujar, como muchas actividades artísticas, tiene mucho que ver con observar, no solo observar que mi mamá no era un triángulo sino también observar cómo dibujan otros.

Superado el impasse no me preocupe más. En el colegio siempre me iba bien en artes plásticas, no era la alumna talentosa pero si era la que se preocupaba mucho en observar. 

Tenía una compañera con verdadero talento y yo la admiraba, incluso a pesar de que no me caía muy bien porque era bastante pesada conmigo. Un día, como en sexto, dibujó un pequeño castillo en un rincón de su cuaderno y lo recorto con sus dedos, yo le dije que era my lindo, ella lo miro ¿En serio?!, te lo regalo, y me lo entregó sin preocuparse más del asunto,  seguramente podía dibujar millones de castillos como ese.

Por más que intenté copiarlo y no era nada de difícil, no me resultaba tan encantador, las murallas tenían esbozos de ladrillos con un trazo muy fino y algo distraído, era una mano mucho más hábil y una composición especial. Uf!!, no, no tenía que ver con cuanto lo observara, tenía que ver con sus habilidades innatas y su estilo personal.

Parecía que tanta dedicación a observar y copiar ideas no me iba a servir para encontrar mi estilo personal, me frustre bastante porque quería dibujar exactamente como ella, la mayoría de las personas quieren hacer las cosas de la manera maravillosa en que otros las hacen.

Por mucho tiempo intenté diseñar mi estilo personal. Observando a otros para tratar de hacer sus mismas maravillas. Buscaba estilos, medios, materiales. En el fondo pase varios años tratando de copiar castillos y gentes redonditas sin notar que ya estaba lista para el paso siguiente, dejar de diseñar y aceptar lo que nacía innato en mí, pero costaba mucho entenderlo.

Un día alguien me dijo que mis dibujos transmitían un estado y que era muy bello, yo no entendí bien eso, me parecía que estaba mal ejecutado, que no era ni siquiera del estilo que estaba intentando, estaba tan enfrascada en tratar de ser talentosa que había dejado de entender qué era lo que hacía y esto era simplemente transmitir, expresar, comunicar. 

Así me dí cuenta que cuerpos triangulares o redonditos no importan tanto como lo que se expresa y esa es siempre una búsqueda que no se puede controlar, porque es lo innato, por suerte eso también estaba en mí sin darme cuenta. Esta en todos!.

Supongo que la vida y no solo el arte tienen este camino de búsqueda personal, admiro a quienes, por talento o decisión encuentran fácilmente sus caminos de expresión, para mí la búsqueda ha sido más lenta, lograr entender qué expresaba me costo harto y ahora sé que sigo siendo como cuando niña, la busquilla que intenta hacer más y descubrir cómo se hacen nuevas creaciones, pero con la claridad de que son más bien una excusa para expresar algo inevitable y que acepto tal cual es.

Muchos se quedan con la idea de que no podrán hacer cosas tan bellas o geniales como los más talentosos, yo creo que lo expresivo trasciende las técnicas y allí esta la verdadera intención artística, es una búsqueda porfiada que poco a poco encuentra su sentido y el sentido es acercarse al encuentro con uno mismo.